#Elige tu propia aventura

Por Carlos Acosta. Los cumpleaños obligan siempre. No hay manera de evitar el balance. Pensar y pensarse. Mucho más cuando el producto es vivo y dinámico como el periodístico. ¿Cuál es el lugar para acercarse lo más posible a lo verdadero en una época en la que hay más interrogantes que certezas?
Estamos satisfechos por todo lo vivido, y entusiasmados en esta tarea periodística que no se reduce a reflejar sino que aspira a proponer, acompañar, aportar, definir sin sentenciar.
El mundo editorial está viviendo una crisis importante a partir de la revolución digital y no se tiene muy en claro (y mucho más en un país como el nuestro) cómo generar los recursos económicos que se necesitan para desarrollar un periodismo profesional serio y lo más independiente posible.
La salida del grupo Publicis de los premios y festivales dañará fuertemente a aquellos que asocian su medio con ese tipo de recursos. Es que la inmensa mayoría de los premios ha perdido relevancia. En una época que fue dorada, fueron los creativos quienes disfrutaron de su esplendor. Hoy la prensa está focalizada en el estímulo al narcisismo de muchos marketers que trabajan su imagen casi como estrellas de rock. Pero lejos están del glamour de la Costa Azul. Ser premiado no garantiza nada, máxime cuando estos reconocimientos apuntan a logros de eficiencia difícilmente comprobados, y que son auditados/sponsoreados, en algunos casos, por consultoras cuya tarea es asesorar a agencias y anunciantes, y se supone que además manejan información confidencial. Poco serio, ¿no?
En un contexto sumamente exigente, donde existen más diagnósticos que tratamientos, y donde las marcas cada vez necesitan más talento y seniority para lograr sus objetivos, no es bueno perder el foco y distraerse con banalidades. Esto ya lo vivieron los creativos publicitarios y su costo en muchos casos fue muy alto.
El negocio publicitario ya tiene instalada su propia posverdad. Es por eso que intentaremos, como lo hacemos en todas nuestras ediciones aniversario, proponer The Consumer Issue como nuestra temática de tapa. En momentos en que la oferta de foros y seminarios a cargo de nuevos/viejos gurúes aportan poco al desafío de entender la transformación del nuevo consumidor se hace imprescindible intentar comprender cada vez más. Big data, analytics, algoritmos y el design thinking, entre otras herramientas ¿serán suficientes para entender al nuevo consumidor? ¿Por qué tanto ingeniero del ITBA en una actividad como la del contenido y la comunicación?
¿Cómo pensamos esta nota de tapa? Sabíamos que nos estábamos metiendo en un tema difícil, con muchas aristas y al que se lo puede abordar desde varios lados; entender cómo es el nuevo consumidor y sus hábitos de consumo es clave para todos en nuestra industria, y los intereses varían. Por eso planteamos una nota de recorrido abierto, homenajeando a la entrañable colección “Elige tu propia aventura”, y la articulamos como “The Consumer Issue”. Así cada lector decidirá si la lee de corrido o si se entrega a un juego de lectura que le permitirá profundizar y personalizar su lectura.
Lejos de cerrar los temas con este informe, tratamos de abrirlo y compartirlo. Consultamos a las compañías más importantes que están estudiando el cambio y les preguntamos qué clave proponen para no quedarse afuera. Además, más de veinte casos concretos en los que marcas y agencias lograron un trabajo exitoso e inspirador. No sólo es importante desde dónde se habla sino lo que se dice. Lejos del humo, la catequización de tendencias o de métodos. Estamos seguros de garantizar un verdadero un ejercicio de pensamiento cuya intención es optimizar los resultados profesionales. Y no sólo los del círculo rojo.