Editorial #108. En busca del destino

carlosCH

 

Contexto. El año que acaba de comenzar no será un año cualquiera para la Argentina. Son muchas las cosas que deberán definirse. Las expectativas son importantes y las perspectivas no están muy claras. Lo más importante es que será un año muy político, y lo que se juega es mucho más que un cambio de gobierno o de modelo. Hay una coincidencia generalizada que si no hay cambios importantes en economía, esto será una caricatura de lo que soñó Chávez para Venezuela, pero con soja en vez de petróleo. Y lo político y económico moverá lo social y cultural, sin consecuencias tan traumáticas como fue el recorrido Menem-De la Rúa-Duhalde-Kirchner(s), pero no será ni fácil ni barato. Tenemos un pronóstico reservado, pero tenemos expertise, management y bastante mansedumbre. Como es costumbre de este modelo, será un año en el que se promoverá el consumo y la inflación no invitará al ahorro. Hasta dónde nos alcanzará la plata… es una duda. La otra será si el gobierno llegará al final de su mandato, si la ayuda del Papa Francisco será suficiente o la naturaleza del kirchnerismo los obligará a pegar un portazo y subirse al helicóptero. Ojalá que no.

Negocio. Si hay consumo las marcas deberán seguir hablando y la inversión podría no resentirse tanto. Este será también un año en el que las agencias de publicidad deberán seguir intentando recuperar la relevancia que fueron perdiendo. Todo indica que su participación en el negocio viene decreciendo y la tendencia se acentúa. ¿Es descabellado pensar un mercado con menos agencias, incluso de las consideradas tradicionales? Como dimos cuenta durante todo este tiempo, las agencias de medios amplían su portfolio de servicios y los medios, con sus nuevas formas de comercializar (entre ellas las multiplataformas), han debilitado las fronteras y desdibujado los límites. Será el año en el que definitivamente lo digital forme parte de la comunicación y no sea un tema aparte. Decantará el tema. Se sabrá quiénes son los buenos de verdad, y la preocupación que tiene la Cámara de Anunciantes sobre los fraudes en internet nos acercarán a una realidad más concreta, menos “versera”, más profesional.

Desperioditizar. Un nuevo verbo en el año en que el marketing y la comunicación política deberían ser los grandes protagonistas. Por ahora las señales de Massa y Scioli no dicen nada. En realidad Scioli no tiene nada para decir, y cuanto menos hable y menos “anaranjado” parezca todo será mejor para él. Su éxito no radicará en lo comunicacional sino en su estrategia interna. Y el oficialismo no sciolista podrá convertirse en sciolista a su manera o seguir peleando. Por lo pronto, siguen comprando medios para desperioditizarlos: menos contenidos, más entretenimiento, cero política que, por como viene la cosa, es su mejor manera de hacer política. Mauricio crece despacito. El sí necesita de la comunicación para seguir mejorando su posicionamiento y negociar mejor. Sus futuras alianzas serán la llave a la presidencia o el camino al fracaso. Veremos cómo sigue todo.

Nosotros y ustedes. Necesitamos renovar y reforzar nuestra alianza con nuestros lectores y anunciantes, que ya lleva 20 años. Nos comprometemos a seguir en esta línea y profundizarla. El 2015 será un año con muchas novedades. Ocupando nuevos espacios, y ampliando nuestro horizonte. Desde hace mucho tiempo hemos dejado de ser sólo un medio para las agencias de publicidad. Nos hemos convertido en un espacio periodístico, el único de la industria donde se reflexiona, se debate, se piensa para adelante. Un espacio para los profesionales de marketing y comunicación de las empresas, agencias de publicidad y agencias de medios, medios de comunicación y productoras. Pretendemos seguir generando junto a todos ustedes el mejor contenido editorial, pero sólo lo lograremos si lo hacemos juntos. Feliz 2015 para todos.