Santiago Del Moro. La vida en presente continuo
Santiago Del Moro. La vida en presente continuo
Feb

Santiago Del Moro está sobreadaptado: no hace sólo lo que se espera de él, hace más y mejor. Quizá le costó demasiado que el medio dejara de mirarlo de reojo, recortándolo en su pasado de videoclip, rostro y modales de yerno ideal. Pero se ganó el respeto con horas de vuelo en Intratables, habilidad zen para surfear el caos y energía para llevar adelante un show continuo sobre todo y sobre nada. Ahora lo valoran todas las patas de la mesa: la línea gerencial que lo contrata, los compañeros que pueden hundirlo o elevarlo, el público que aprendió a derribar prejuicios. Escuchar a Santiago es escuchar las ganas de comerse el mundo y de no regalar un centímetro, porque él conoce bien –aun con ese rostro, aun con esos modales– el precio de haber llegado.

Por Pablo Corso

Lee la nota completa AQUI