#Adelanto #Revista

Esta semana comienza a distribuirse nuestra edición 22 aniversario. Como siempre nuestra propuesta periodística es intentar pensar para el futuro sin olvidarnos del presente. El periodismo está llamado a escuchar atentamente lo que se dice, ver detenidamente lo que se hace, leer lo que se publica, y analizar en profundidad lo que pasa, tomando posición.. Mirando para adelante sin perder de vista el atrás, de dónde venimos. Nadie puede detener el devenir, pero si vivirlo de la manera más lúcida posible.

Cuando uno puede detenerse, tomarse un tiempo, no dejarse avasallar por la prepotencia de las propuestas, se puede pensar mejor. En un contexto de sobre-información, se torna más fácil engañar, se genera un clima mucho más amigable para el humo y fértil para sus vendedores, y la ingenuidad se convierte muchas veces en tontería. La buena publicidad tuvo siempre como aliada a la innovación. Esto no es nuevo. Lo nuevo es que se haya convertido en un valor en sí misma.

Con ese espíritu esta edición que intenta cumplir con nuestros mandatos históricos que es intentar pensar juntos generando espacios sabiendo que detrás de cada palabra a veces hay operaciones e intereses económicos, legítimos, pero intereses al fin. A veces, ocupados en otros temas, organizando acciones que poco tienen que ver con el periodismo, terminamos copiando y pegando y hasta ingenuamente formando parte de las partes. Siendo operadores de agencias, de empresas o de ideas. Sin confrontación, sin una idea. Los medios estemos en el medio. Es importante, por ejemplo, saber si entre el like y el sonido que produce un producto cuando es registrado por la caja de un supermercado hay una relación directa. O si la innovación es un medio o un fin. Ratto, Casares, Dreyfus, López Rossi, entre otros ¿no lo fueron? Ponce, Savaglio, Del Campo y Mercado ¿no lo siguen siendo?

Cuando estaba en plena tarea de mi libro sobre “La Generación Dorada” cuyo adelanto forma parte de esta edición especial, me encontré con algo que pensaban Ramiro Agulla y Carlos Baccetti en el año 1994, cuando fundaban su propia agencia que sería revolucionaria; ellos declaraban en nuestra revista: “El mercado cambió. El consumidor cambió. Cambiaron los medios. Los productos cambiaron. Todo cambió. Todo, menos las agencias”. Sí, hace más de 20 años. ¿Suena viejo?

refe117c