#VICE: Estrategia de contenido y su llegada a BA

VICE se transformó en el primer medio global para jóvenes que produce contenidos multiplataforma en tiempo real y desde casi 40 países. Con fuerte foco en la verdad y la transparencia de las historias, y conscientes que le hablan a una audiencia exigente y sobreinformada, están apunto de desembarcar en Buenos Aires. En la última edición de Reporte Publicidad, Marta González Muguruza conversó en exclusiva  con Andrés Raymondes, General Manager de VICE Iberia, sobre su estrategia de contenido y el lugar que ocupan las marcas en su ecosistema.

captura-de-pantalla-2016-11-29-a-las-11-17-57-a-m

¿Sentís que Vice encontró su voz a través del periodismo inmersivo? Es difícil decir qué es más importante para nosotros, si la selección de historias o la manera en que las contamos; lo que sí es claro es que nuestros valores están arraigados en la veracidad y transparencia de esas historias, por lo cual el acceso total a los protagonistas y su entorno es algo fundamental a la hora de estructurar nuestros contenidos.

 

Pareciera que Vice nació y creció con otros parámetros, distintos a los de otros medios. ¿Cómo producen contenido y cómo foguean las historias?

Desde el comienzo hemos buscado la autenticidad sin filtros, porque sabemos que tenemos una audiencia muy exigente acostumbrada a recibir muchísima información. Ellos tienen una suerte de detector de mentiras, y por lo tanto no les podés mentir en absolutamente nada de lo que hagas o estás fuera. Vice representa a una generación justamente por ser el primer medio para jóvenes global que produce contenidos multiplataforma en tiempo real desde casi 40 países.

 

¿Cómo están usando la big data? Siendo una plataforma con ADN digital, ¿cuánto influye esa información en las decisiones editoriales? Hace muchos años que producimos 24/7 desde casi 40 países, así que sabemos qué funciona y qué no. Evidentemente es imprescindible analizar todos los resultados, pero no deja de ser una herramienta. Yo creo que hay mucho más corazón que big data. La info que podés absorber es limitada y puede ser interpretada de varias maneras; lo mejor es usarla sólo como referencia.

 

¿Qué tan importante es el rol del editor en Vice? El editor es importante porque define la estrategia local. Es decir, Vice tiene su ADN, pero luego cada país tiene su idiosincrasia y por lo tanto el trabajo del editor y su equipo es encontrar el balance entre el contenido local y el ADN Vice.

 

¿Cómo fue tu recorrido y en qué momento te encuentra? Primero fui becado en Fabrica, el centro de comunicación del grupo Benetton en el norte de Italia, donde se hacía, entre otras cosas, la revista Colors. Allí trabajé con gente de todo el mundo y aprendí mucho sobre el potencial que tienes al juntar muchas culturas y distintos puntos de vista: el resultado es absolutamente fascinante. Luego, en España empezamos Vice con siete personas, y desde el principio entendimos que teníamos el doble desafío de entender al público local y aportar contenido en español relevante a nuestras plataformas. Era la crisis del 2008 y supimos transformarla en oportunidad. Ahora, entre Barcelona y Madrid tenemos un equipo muy sólido de unas 130 personas más otros tantos colaboradores, y junto con las oficinas en Latam estamos generando cada vez mayor audiencia en castellano y portugués. Mi responsabilidad en concreto es desarrollar los equipos en Latam, Iberia y US hispanics durante los próximos años, y asegurarme de que tengan el papel que merecen dentro del ecosistema de la empresa.

 

¿La reacción de la gente es una medida de éxito o fracaso para ustedes? Es difícil de analizar objetivamente la aceptación y aún más el rechazo , pero si pasáramos desapercibidos, nos preocuparíamos un poco. La reacción del público es un estímulo importante para quien escribe o filma, y a veces los comentarios cobran vida propia, es decir, se generan polémicas entre la audiencia y surgen nuevos puntos de vista.

 

¿Cómo manejan una estrategia de contenido 24/7? Tenemos gente escribiendo en nuestras oficinas y además cada país tiene su equipo de colaboradores. Compartimos todo el pool de contenido y la mayoría de ese contenido viaja muy bien, por lo tanto, con una buena traducción, cada oficina cuenta con más artículos y documentos que los que necesita publicar. Tener tanto volumen te permite ser muy exigente a la hora de hacer la selección de tu grilla. Además, hay historias en todos lados, todo el tiempo. Si sabés contarlas, no hay limite, nunca se nos acaban.

 

Quizás no sea propiamente tu área, pero me gustaría conocer tu punto de vista sobre cómo las marcas sienten/apoyan/les sirve el proyecto Vice. También, cómo le encontraron la vuelta al branded content y si es que la tele es un lugar que los anunciantes siguen prefiriendo y por eso hicieron la movida o si no tuvo ningún peso a la hora de dar el paso. Vice está formada por jóvenes, y producimos contenido para ellos todos los días, por lo tanto sabemos de sobra que para hablarles tienes que ser sólido y generar confianza. Las marcas tienen historias y valores reales para comunicar, el tema es cómo hacerlo sin ser invasivos, o sin disfrazarse de algo que se aleja de lo que realmente son. Nosotros les ayudamos a generar un vínculo sincero y a entender que a través de historias y personajes reales puedes generar una relación fuerte. Hace rato que ha cambiado el paradigma de la comunicación, y hay tanta información dando vueltas que no hay forma de ser certero sin sinceridad.

 

Viceland fue lanzada el 29 de febrero de 2016, un día por cierto bastante especial porque sólo podrán celebrar ese día cada cuatro años… Recientemente se lanzaron en el Reino Unido. ¿Cuál es su balance y que han aprendido hasta ahora? Después de hacer cuatro temporadas en HBO y de muchas otras experiencias exitosas en TV, nos animamos a crear nuestro propio canal lineal y nos está yendo genial, porque entre otras cosas hemos conseguido un lenguaje visual nuevo y hemos bajado el rango de edad de la audiencia de tele. Los programas giran en su mayoría en torno a los personajes; algo que diferencia un poco a Viceland de lo que hacemos en O&O, aunque los programas siguen girando alrededor de los mismos temas: música, tecnología, moda, deportes, noticias, etc.

 

Vice & Viceland vienen creciendo exponencialmente, lo que significa que necesitan incorporar nuevos talentos. ¿Qué gente están buscando, y dónde? Para producir tevé necesitas gente con experiencia en ese ámbito, y por ejemplo en España, donde tenemos un programa diario en Movistar Plus, tuvimos que integrar personas con perfiles distintos a los que estábamos acostumbrados. Para hacer un programa diario, y más aun para producir un canal 24 horas, necesitas muchas historias, una máquina de producción muy potente, pero sobre todas las cosas gente que comparta tu visión, curiosidad y necesidad de comunicar. Al final, lo que determina nuestro éxito es el empoderamiento que le damos a la gente que trabaja con nosotros, y sólo a través de un sistema meritocrático; sólo así puedes crecer de la manera en que lo hemos hecho.

 

El próximo paso es desembarcar en Argentina. ¿Cuáles son las expectativas para este mercado y su audiencia? ¿Son diferentes a las de otros países de la región? En este momento Latam y US hispanic son parte fundamental en la estrategia global de los próximos años, y estamos a punto de desembarcar en algunos países tanto con Vice como con Viceland. Yo estoy convencido de que un medio independiente como el nuestro es imprescindible en muchos países donde la vías de información están demasiado polarizadas. Por lo pronto, las oficinas que ya tenemos en México, Colombia y Brasil están generando historias que ocupan un lugar muy relevante dentro del pool global de contenidos de Vice y cada vez se genera más contenido en español para una audiencia cada vez más grande e influyente a nivel mundial.

captura-de-pantalla-2016-11-29-a-las-11-19-05-a-m

 

#EpicaAwards #Ganadores argentinos

Amsterdam fue la sede del encuentro del periodismo especializado para destacar a la mejor producción publicitaria del 2016. Más de 70 paises participaron de la competencia en donde Argentina se llevó 3 platas y cuatro bronces:

Plata Film para Axe “Not just a pretty hairstyle” de Ponce ;

Plata Film para Fundación INECO “Bombero” de DDB Argentina;

Plata Campaña Online para “Slow Motion”de Volkswagen, DDB Argentina ;

Plata Print para “Skate Park” de Ferrero Roche, la comunidad;

Bronce Film para “Fast film” Volkswagen, DDB Argentina;

Bronce Film para “Toilets” Volkswagen de DDB Argentina (también Bronce en Online campaigns);

La prensa eligió como Grand Prix 2016 en FILM “KENZO WORLD”; KENZO PARFUMS (Spike Jonze) FRANCE; PRESS  Brad is single”, Norwegian, Tickets to Los Angeles, TRY Norway ; En OUTDOOR “Doors Of Thrones”  Tourism Ireland, Tourism, Publicis London UK; En DIGITAL The Next Rembrandt Campaign; J. Walter Thompson Amsterdam ING, Netherlands; En DESIGN a “Simplified Stories” Alzheimerliga, Book for Alzheimer patients, ; DDB Brussels BELGIUM. Conocé todos los ganadores en www.epica-awards.com

 

kenzo-world-by-spike-jonze-01

Pensando fuera de la caja

 (Por Pablo Corso publicada en RP#117)

El homo sapiens le debe demasiado a la ciencia: la electricidad, los satélites, habernos librado de unos Beatles cumbieros. Por ese sendero transitaban Facundo Alvarez Heduan, Juan Manuel Garrido y Pablo González. En su horizonte había una banda de covers heterodoxa, pero la bomba se desactivó rápido. “Salvo Juan, éramos muy malos”, reconoce Facundo. “Nos juntábamos a tocar pero nos quedábamos charlando tres horas”, agrega Pablo. “En algún momento reconocimos que lo que nos unía era la fascinación por el mundo.”

foto de Paula SalischikerAunque cursaban a metros de distancia, se conocieron por Twitter. Compartían una forma de reírse y una ideología entendida en sentido amplio. La selección espontánea derivó en amistad presencial. “Por ahí Juan traía un disco, Facu nos contaba cómo el cerebro transforma las señales y yo me acordaba de un paper que mostraba agrupaciones algorítmicas”, recuerda Pablo. La ciencia les había dado una forma de escuchar y de mirar.

El Gato y la Caja, la iniciativa de comunicación científica más disruptiva en los últimos años, empezó en este departamento que comparten Juan y Facundo: interno pero con vistas a un pino que crece bajo el cielo de Belgrano. Era octubre de 2013 y había vino en vez de mate. No los rodeaban las decenas de cajas con anuarios que hoy esperan a sus compradores ni las dos notebooks elevadas para combatir el sedentarismo. Arrancaron con una cuenta de Twitter. Era fácil, instantáneo y efectivo.

Enseguida se dieron cuenta de que esos 140 caracteres, pero sobre todo aquellas conversaciones maratónicas, podían llevarse a mil palabras. “OK; si van a escribir hagamos un sitio”, dijo Juan, que entendía al diseño como Yves Béhar: una forma de facilitar la adopción de una idea nueva. El siguiente paso tuvo algo de piletazo. Todos los textos sumarían ilustraciones. Fotos, dibujos o imágenes abstractas que activaban esa zona del cerebro dispuesta a entender las cosas de otra manera.

El salto

Tres años después, El Gato se convirtió en un no-tan-secreto-a-voces, profundo y entretenido. Circula en un sitio web, redes sociales, dos anuarios publicados vía crowfdunding, presentaciones con expertos y charlas por el interior. “Esto tomó por asalto nuestras vidas”, asume Pablo. Desde 2015 les lleva una dedicación full-time. Juan –diseñador gráfico– dejó su puesto en una agencia de publicidad. Facundo –neurofisiólogo– terminó su beca y rechazó un trabajo afuera. Pablo –biólogo molecular– le dijo adiós a las clases. Además hay un elenco de 15 personas. Entre ellas, la editora Julieta Habif (“sin ella no habría una coma bien puesta”), Florencia González (“no sabríamos editar un libro”), Ezequiel Arrieta (al frente de la sección cordobesa) y Andrés Rieznik (jefe de investigaciones).

Una nota de El Gato empieza en las cabezas de Pablo o Facundo. A veces escriben, en general editan. Algunas llegan espontáneamente, otras son pedidos puntuales. Después de un chequeo de contenidos, tono y línea editorial, Julieta –licenciada en Comunicación– se encarga de que todo esté dentro de la gramática del castellano. Es cuando Juan busca un ilustrador. La regla es que no hay reglas: hay escritos sobre la ciencia de la risa, la evolución de la palta, la efectividad de las dietas, el proteccionismo, la sensación térmica y los garcas. Escriben físicos, biólogos, matemáticos y filósofos.

En lugar de divulgación (“hablarle al vulgo”), prefieren el término comunicación pública de la ciencia: transformar las ideas para captar el interés e involucrar a los no especialistas. En esa búsqueda siempre hay un estilo de redacción coloquial, con frecuencia humorístico (mejora la forma en que recordamos), y un oído afinado en la conversación de los medios y las redes sociales. Si todos están hablando del eclipse de esta noche, El Gato publica un texto sobre los padres de la astrología.

Pablo se entusiasma: “Esto es una comunidad súper proactiva. Algunos producen el contenido, otros lo critican, lo curan y lo comparten. Es un privilegio lo que aprendimos. Juan Francisco Bertona, el pibe que gira el Arsat, escribió sobre cómo se pone un satélite en el espacio. No se me ocurre una persona más capacitada y apasionada, que quiera compartir con tanta gente como sea posible eso que lo maravilla”.

Lo conocieron gracias a una invitación que llegó desde Bariloche. El Instituto Balseiro quería que dieran una charla. “Casi nos ponemos a llorar –recuerda Pablo–. Para cualquier persona de ciencia es conmovedor ir a ese lugar, donde hablaron premios Nobel. Por un lado decís ‘qué loco’ y por el otro, ‘qué bueno que la comunicación de ciencia se haya ganado un lugar como un acto relevante’”. En ese gesto también interpreta un deber moral: “El conocimiento no es tuyo. Cuando le arrancás un pedazo de verdad al universo, hay una necesidad de que eso vuelva”.

La ciencia y lo político

En El Gato no encuentran una correlación entre la revalorización de la ciencia que buscaron impulsar los gobiernos kirchneristas y la buena recepción de su propuesta.

¿Qué pasó entonces?Juan: Están buenísimos los intentos de generar carreras de comunicación de la ciencia, pero la verdadera respuesta es internet. Nosotros nos encontramos ahí, habiendo cursado en paralelo, entre FADU y Exactas, durante ocho o diez años. No teníamos un lugar donde poner a laburar juntos lo mejor del mundo científico y lo mejor de la comunicación. Internet nos permitió ver que eso estaba pasando en otros lugares.

Pablo: Anoche estuvimos con [el neurocientífico] Mariano Sigman y [el biólogo] Diego Golombek, dos personas de otra generación que la vienen rompiendo. En general han sido acompañados, aunque a veces la actividad es subestimada. Sigue sin haber un apoyo sistemático del Estado para la construcción de comunicación pública de ciencia en soportes digitales. Es fantástico que haya un C3 [Centro Cultural de la Ciencia], pero si ponés un gran edificio y se anuncia un enfoque de guerra contra las drogas que la literatura explica que no funciona… Si vas a abrazar la ciencia como forma de construir conocimiento, lo tenés que hacer completo.

Facundo: Si le decís a los que pagan impuestos “voy a gastar equis millones en esto”, después tenés que contarme cómo progresó, por qué es importante, cuáles son los resultados.

Pablo: Cuando preguntás “por qué” hasta las últimas consecuencias, al final llegás a un axioma moral o a la intencionalidad de alguien en situación de poder. El método científico sacude esos esquemas. La ciencia es peligrosísima, subversiva. Optimiza nuestra curiosidad y descubre el mundo de una manera profunda y fascinante. Construye nuevas formas de relacionarnos y de tomar decisiones que hacen que las sociedades sean mejores. Por eso también me gustaría ver científicos en ministerios que no sean el de Ciencia.

Hoy El Gato se financia con la venta de anuarios y charlas en empresas que quieren replicar los aspectos más exitosos de un know how. En cambio, el equipo rechaza las ofertas de partidos políticos que quieren comunicar mejor.

¿No les interesa ese diálogo?Pablo: ¿Conocés a muchas personas con poder que tengan ganas de sentarse con otras que cuestionan la forma en que se manejan? Nosotros defendemos una forma de tomar decisiones que les quita a nuestros representantes la posibilidad de mentirnos. Cuando se habla de transparencia, primero me gustaría verla. Segundo, que se expliciten las formas de construir las decisiones.

Juan: Hay una tecnología de código que me entusiasma muchísimo, Blockchain, que va a transparentar ese proceso. Es la base de Bitcoin y hacia donde apuntan todos los sistemas de p2p del mundo. Permite trackear para siempre las decisiones: dónde y cómo se tomaron.

Pablo: Me encantaría rastrear de dónde les entra la plata de las campañas a los políticos, sobre todo cuando toman una decisión que no es racional, sino que beneficia a un sector que justo coincide con el que los financió.

Gato investiga

Era el paso lógico siguiente: después de entusiasmarse con el trabajo de los demás y de hacer todo lo posible para comunicarlo de la mejor manera, El Gato abrió un Departamento de Investigación, a su manera personal y expansiva. “Surge de reclamar que la ciencia tiene que ver con cómo y no con quién la hace”, dice Pablo. “También hay un acto de rebeldía en decir ‘podemos hacer investigación aunque no seamos una institución canónica’.”

El departamento ya desarrolló dos criaturas. La aplicación Moravec partió de la tesis de licenciatura en Ingeniería Electrónica de Federico Zimmerman que dirigió Andrés Rieznik, físico e ilusionista. Para tratar de entender cómo el cerebro procesa el acto de sumar y multiplicar, el dúo había construido un prototipo de app que lograba cronometrar las cuentas. “Pero lucía como una calculadora china y era tan entretenido como escuchar AM”, dicen en El Gato, donde se pusieron a investigar sobre usabilidad para mejorar la experiencia. “La dificultad sube y baja, de forma que sea atractiva, con la misma dinámica que usa el Candy Crush para retener usuarios”, explica Juan. El desafío era pasar de una lógica de usuarios aportando datos en un ambiente controlado, a que fueran ellos los que enriquecieran la aplicación. La nueva versión resultó un éxito. En un par de semanas la bajaron 500 usuarios que ingresaron 120 mil datos. Mientras analizan esa información, en El Gato ya preparan Moravequito, la versión infantil.

La segunda creación fue una web app en formato slider sobre “ceguera en la elección política”. También la motorizó Rieznik, que recordó un experimento en donde presentaba fotos de dos chicas para que cada uno eligiera la que consideraba más atractiva. Sin embargo, cuando se les mostraba la imagen que habían descartado, del 60% al 80% de los participantes justificaba la elección que no había tomado. El año pasado, a caballo (de Troya) de la híper-polarización que se vivía entre la primera vuelta de la elección presidencial y el ballotage, armaron una serie de preguntas que también dividían aguas sobre asuntos de campaña. Otra vez, más del 70% de los usuarios terminó asumiendo como propia una respuesta que no había dado. “Deberíamos ser conscientes de que nuestra percepción de la realidad es mucho más humilde de lo que pensamos”, razona Pablo. “Los experimentos en humanos son difíciles porque nunca conseguís mucha gente”, recuerda Facundo. “En cambio, cuando tenés una comunidad que está copada con la ciencia, te dicen ‘la pregunta está buenísima y quiero participar en la construcción de la respuesta’”. En eso andan en El Gato: un viaje con la música a otra parte, un salto al vacío para entender el mundo.

Arquitectura de redes

“Nosotros medimos todo”, dice Facundo sobre el tráfico de visitantes de El Gato, que sigue la tendencia nacional y mundial: 50% de lectura desde dispositivos móviles, con picos –y perspectivas a mediano plazo– cercanos al 60%. El equipo rastrea cada tuit, publicación e interacción. Hay posteos que están diseñados para ser expansivos y otros para incrementar las interacciones internas. Una vez por mes, levantan todas las publicaciones de Facebook y estudian esa red humana: quiénes están más involucrados en la comunidad, en qué medida se fortalecen las relaciones internas, cuándo se incorporan lectores. El input cualitativo lo dan los comments, que son como los de los portales de noticias, pero justo al revés: agudos, ocurrentes, tolerantes. “Tratamos de leerlos todos –dice Pablo–. Cuando construyen encima de la nota, significa que resonó en los lugares correctos.”

Hecho en Argentina

Cuando se les pregunta por las iniciativas científicas que más los entusiasman en Argentina, los entrevistados dejan pasar 20 largos segundos, pero al final dan dos ejemplos potentes. El primero es el Instituto de Agrobiotecnología Rosario (Indear), con sus laboratorios de genómica, bioinformática, biología molecular, biología sintética y estudio de proteínas. Entre otros asuntos, busca consolidar el cultivo de tejidos y aumentar la productividad de los cultivos. Arsat es la otra sigla que los emociona, siempre y cuando siga una línea transparente. “Internet se soporta sobre servidores, cables de fibra óptica y sistemas de telecomunicaciones”, recuerda Pablo. “Nos encanta que eso sea administrado con los intereses más claros posibles, protegidos y manteniendo la neutralidad de la red. Donde entra internet, se abre la posibilidad de ser proactivo y descubrir cosas.” Facundo va al fondo de la cuestión: “Por más que en la investigación que se está haciendo acá haya mucho de avanzada, el cambio real es político, no científico”.

#Jurados #Diente016

El Círculo de Creativos Argentinos (CCA) dio a conocer los nombres de los presidentes del Jurado de Diente 2016. En esta edición serán:

Roy Garcia (The Rock Instrument Bureau) en Diseño, Rulo Asencio (Madre) en Efectividad, Nacho Zuccarino (Google) en Interactivo, Rafael Santamarina (Santo) en Gráfica, Ignacio Ferioli (David) en Activaciones Promo & PR, Anita Ríos (J. Walter Thompson) en TV y Maureen Hufnagel (Hachiko) en Craft TV. La categoría Titanio será juzgada por los presidentes del jurado de Diente 2016 y 2015, que fueron Diego Medvedocky (Grey), Ramiro Rodríguez Cohen (BBDO), Carmelo Maselli (Carlos y Darío), Esteban Sapir (La doble A) y Fabio Mazia (Publicis).

Para esta edición de Diente, el Círculo realizó una revisión de las categorías y decidió incluir la categoría Efectividad, incorporó un jurado para Diseño –que también tendrá su Grand Prix- y premiará la categoría Bien Público en función del formato de soporte.

Este año, Pucho Mentasti resultó el elegido para el homenaje que el CCA realiza cada año a una figura destacada de la industria durante la ceremonia de premiación de Diente. Ésta se realizará en el Teatro Vorterix el 30 de noviembre, seguida por la fiesta de la publicidad.

Diente cuenta con el apoyo de Oxobox, SavaglioStudio, Sake, Aloha Photo School, La Pirada, Quilmes, Pepsi y Lay’s.

El plazo para la inscripción de piezas es hasta el 11 de noviembre. La misma se realiza online en www.creativosargentinos.org.

presidentesdiente2016

Mi columna en iEco #2

Por Carlos Acosta – La mayoría de las actividades que tienen que ver con el arte, el espectáculo, la comunidad empresaria, incluso la educativa, tienen en su agenda un lugar importante dedicado a los premios y festivales en sus distintos formatos. Necesitan el reconocimiento del mercado donde desarrollan su negocio y sobre todo de la difusión de los trabajos que compiten y ganan. Pero para que esto tenga razón de ser, requiere de un marco de seriedad que le otorgue al premio legitimidad y algún tipo de relevancia. Trayectoria, transparencia, independencia y un jurado representativo de los valores que se pretenden transmitir a través del premio son indispensables.

Si tomamos como referencia la industria del cine, lejos está de ser perfecta pero viene teniendo una política mucho más prolija e inteligente que otras actividades. Los Oscar reconocen con 24 estatuillas anualmente cada una de las disciplinas y categorías técnicas que la conforman. Cannes entrega 12 premios en su palmarés y algo similar pasa con los Leones en Venecia. Además celebran y agradecen la existencia de otros festivales menores o locales para que todos tengan lugar. En publicidad la oferta es desbordante, despareja, con relevancias relativas pero persisten porque es un buen negocio que forma parte del negocio.

Y la oferta no es solo Cannes Lions. Si hacemos una breve lista, existen entre el marco internacional y regional no menos de diez distinciones a las que habría que sumarles seis eventos locales incluyendo los institucionales otorgados por la Cámara Argentina de Anunciantes y el Círculo de Creativos Argentinos. “¿Qué gano cuando gano?” podría preguntarse alguien que después de haber pagado una inscripción y un ticket para la entrega de premios, descubre que el supuesto reconocimiento se convierte en un souvenir.

El próximo martes, en la cúpula del CCK se realizará la 30º entrega de los Premios Creatividad Clarín. Lo interesante de esta propuesta es que además de entregar los premios, que son pocos y en pocas categorías donde lo comercial está separado del bien público, estará enmarcada en un debate sobre la actualidad de la industria en la que los jurados de honor compartirán su mirada sobre la relación entre agencias y anunciantes, el valor y la remuneración de las ideas y los desafíos que plantea el nuevo mix de medios. A su vez, el próximo sábado a la medianoche por Canal 13 se emitirá un programa especial con la cobertura de la entrega y todo lo que se genere como nuevo contenido. Además, el domingo el Económico también tomará nota de todo el material periodístico que genere en este evento que excederá largamente a una entrega de premios.

Tecnología, patrocinios y descuentos

La categoría bancos fue y es una de las más dinámicas. Tecnología y descuentos es un combo que se impone en la pauta gráfica y audiovisual. El Banco Galicia bate récords de permanencia con la pareja de Marcos y Claudia. Entrando ya en su noveno año, han logrado encabezar el top of mind con menor inversión que su mayor competidor. En su agencia, Mercado McCann, sienten el orgullo de que su último comercial fue visto por más de ocho millones y medio de personas en YouTube en solo una semana y es la única marca entre los 20 videos más vistos. Esto asegura la continuidad de la controvertida pareja para el próximo año.

El BBVA Francés sigue en la línea de acompañar las pasiones de los argentinos, por eso no solo hacen foco en el fútbol con los patrocinios a Boca, River y Talleres de Córdoba, sino también participando en grandes eventos musicales. La plataforma móvil Francés Go, dirigida a clientes y no clientes, es lo más traccionado por el banco con comunicación masiva.

Por su parte, el Banco Hipotecario ratifica el nuevo camino tomado desde el cambio de agencia a Leo Burnett. Atrás quedó la agencia Madre, que de la mano de Carlos Bayala, recién llegado de una larga estadía en Londres, puso en el aire una megacampaña con un comercial de más de dos minutos y cuyo desatinado concepto era te hacemos “dueño”, a muy poco tiempo del corralito. Ahora el concepto es “dueño de tu vida”. Un concepto que si bien es aspiracional, no tiene ese rasgo engañoso que planteaba “dueño” a secas y en ese contexto. La campaña consta de tres comerciales que apelan a la voz de la “Buhonciencia” para comunicar plazos fijos y prestamos personales.

No suele suceder a menudo, pero la categoría bancos a veces nos sorprende. Uno de los comerciales más silbados en la historia del festival de Cannes fue para la Banca di Roma, cuya autoría perteneció al mismísimo Federico Fellini en los años 90.