#Adelanto #Editorial #Revista116

 

adelanto116b

 

Cannes y el día después.

Por Carlos Acosta

Está claro que Cannes ya es mucho más que un Festival de creatividad. Es un momento de inflexión en la publicidad que se repite anualmente. Con un antes y un después. Un antes en el que agencias, medios y productoras preparan toda su batería de recursos y trabajos para presentarlos y competir.

Aunque hoy Cannes ya es más un lugar de la industria que de las ideas. Estas ya no abundan en el Festival, hay pocas. Solo eso explica que una sola, la misma pueda quedarse con varios Leones en distintas categorías. El aumento de categorías año a año hace crecer la facturación del Festival pero disminuye el valor del galardón, que en definitiva es el principal motivo que nos reune en Cannes, el León. No es casual, es consecuencia de que se esté más preocupado por dónde llegar a la audiencia que con qué llegar. Es peligroso no cuidar a las ideas y sus protagonistas, y con esta estrategia de ir por todo Cannes lo hace.

En lo personal, estuve algunos años sin ir, volver me hizo sentir el cambio con mayor virulencia. En este lugar convivían durante una semana creativos, directores, generadores de ideas, hoy está poblado por gente de negocios, por brand managers, y si habla de muchas otras cosas más que de creatividad. Celebridades como Joe Pytka, Washington Olivetto, John Hegarty o Dan Wieden fue desplazada por Martín Sorrell. ¿Alguien se tomó alguna vez el trabajo de cuantificar la inversión de WPP en entries, tickets y sponsoreo?

La prepotencia económica de las marcas convirtieron a Cannes en otra cosa. ¿No ir a Cannes? Imposible. Está más vivo que nunca aunque haya perdido el glamour de otras épocas. En las galas las bermudas y zapatillas reemplazaron al esmoquin y al moñito, aunque la informalidad aparece solo en la superficie ya que la parte dura del negocio es cada vez más dura. Cannes cambió su liturgia, cosa que el cine mantiene intacta a pesar de Netflix. Que no suene a crítica ni a melancolía, sólo es la mirada de un periodista cuyo primer Cannes fue en 1993.

Para las agencias es muy importante el antes y el después de Cannes. Hay un día después. Para ganadores y perdedores. Para las promesas cumplidas e incumplidas. Para las facturas a pagar y a cobrar. Para la continuidad de un pryecto o el abandono. El bono. El reacomodamiento. Los nuevos paradigmas. Es el comienzo de un nuevo año para muchos. Y puede que sirva para tomar conciencia que los generadores de ideas, los creativos siguen siendo una pieza imprescindible en la construcción de lo que es la comunicación. John Hegarty, una de las cabezas más lúcidas que tiene la industria, decía en nuestro programa que la tecnología da oportunidades pero la creatividad da valor agregado a las marcas. El día después de Cannes debería servir no para contar estatuillas sino para tomar conciencia de que sin ideas no existe Cannes, ni el negocio de las agencias ni de las redes ni de las marcas. El exitismo es el peor enemigo de la sustentabilidad de la que todos hablan y pocos practican de manera seria aun atentando contra el futuro de su propio negocio. La publicidad, lejos de morir se resignifica a pesar del discurso de nóveles y conversos muchas veces falaces que pretender confundir con mensajes apocalípticos sobre cosas viejas y cosas nuevas. Siempre que haya algo para comunicar estará la publicidad en cualquiera de sus formatos. Hacerse cargo, en defensa propia y volver a poner el caballo delante del carro es el gran desafío.

Playa tomada” es el excelente título del informe que Marta Gonzalez Muguruza y María José Acosta prepararon para esta edición de la revista donde te cuentan que pasó esa semana en Cannes. Para saber a dónde vamos es fundamental conocer de dónde venimos. Ese el valor de que podemos ofrecer ya que este es nuestro Cannes número 24. Una edición que nos enorgullese y no solo por el trabajo en Cannes sino por otros temas que forman parte del sumario.

Abordaremos también en el marco de la Responsabilidad Social Empresaria el tema Sustentabilidad a propósito r del primer aniversario de la Encíclica Laudato Sí donde Francisco establece nuevos paradigmas y obliga a las empresas y sus marcas a resignificar su rol en el nuevo escenario del Capitalismo. Y como siempre las notas sobre Mediosen donde hacemos foco en el nuevo storytelling en periodismo, en Diseño presentamos al grupo holandés Snak y como siempre los espacios de Tecnología y Negocios y un mano a mano muy interesante con Enrique Avogadro, Secretario de Cultura y Creatividad de la Nación. Una muestra más de que nuestro trabajo tiene pensamiento propio con la esperanza que el mismo contribuya al de cada uno de nuestros calificados lectores. Que la disfruten.