Edición Cannes

Nuestra presencia en el Festival. Nuestros Jurados, su perfil y su opinión. Nuestros candidatos en cada categoría. Nuestro Borges (Jorge Luis) publicitario en el 30 aniversario de su muerte. Nuestra economía creativa y la marca País bajo la mirada de Enrique Avogrado, Secretario de Cultura y Creatividad de la Nación. Nuestras productoras presentan sus nuevos talentos. Nuestra creatividad por fuera de la creatividad publicitaria. Nuestros Young Lions. Reporte Publicidad. Sólo argentina. Nuestra revista.

#YoungLions16: se conocieron las duplas ganadoras

El Círculo de Creativos Argentinos dio a conocer hoy a los ganadores del concurso Young Lions Argentina para las categorías Film y Print que participarán de la 63º edición del festival de Cannes Lions en representación del país. En esta oportunidad, el brief del concurso fue brindado por UNICEF Argentina.

La dupla que resultó elegida en Film fue la de Guido Donadio y Sebastián Regiani (Santo) y en la categoría Print los seleccionados fueron Alejandro Rattenbach y Antonio Campostrini (Mercado McCann). Las duplas que ocuparon los segundos y terceros puestos de cada categoría respectivamente fueron: Patricio Kodalle / Florencia Herrero (BBDO) y Luisina Llanos / Elisa Carli (Italia) en Film; Daniel Arango López / Carlos Méndez (David) y Nicolás Prosen / Ana Bartolini (R/GA) en Print.

Este año participaron 45 duplas de jóvenes creativos y el concurso tuvo una modalidad diferente. Se realizó en dos etapas: una primera competencia general de la que se seleccionaron 3 duplas finalistas por categoría y luego los elegidos pasaron a la segunda etapa de trabajo en la que se definieron los ganadores.

Respecto al concurso, Matías Bohoslavsky, integrante del equipo de Comunicación de UNICEF Argentina comentó: “Estamos muy contentos de contar con la posibilidad de participar con este brief. Los primeros años en la vida de los chicos y chicas son determinantes en su vida futura. Protegerlos, cuidarlos, estimularlos, es lo que deben hacer los adultos para asegurarles el derecho a un buen comienzo. Por eso, el hecho de que los jóvenes creativos puedan ayudarnos a sensibilizar a la sociedad sobre la Primera Infancia para nosotros es muy importante”.

En esta edición, el jurado estuvo integrado por: Anita Ríos  (DGC J. Walter Thompson – Comisión CCA), Luis Sánchez Zinny (DGC Carlos y Darío), Ariel Serkin (DGC Del Campo Saatchi & Saatchi), Gonzalo Vecino (DGC Niña Buenos Aires), Ignacio Ferioli (DGC David Buenos Aires), Sabrina Prieto (Responsable de Campañas del Área de Comunicación UNICEF Argentina) y Carolina Banfi (FilmSuez, representante Cannes Lions para Argentina).

Desde hace doce años el Círculo de Creativos se encuentra comprometido en hacer un aporte que contribuya a impulsar a la industria publicitaria para que crezca, evolucione y brille. Además del compromiso de Círculo de Creativos, el concurso contó con el apoyo del Distrito Audiovisual, sumando la colaboración de LatinStock y Aloha.

En la foto: Antonio Campostrini / Alejandro Rattenbach / Guido Donadio / Sebastián Regiani

GanadoresYL16

#diseño Daily Tous Les Jours

Daily Tout les Jours es un estudio de diseño interactivo enfocado en la participación colectiva en espacios públicos. Eso; mucha gente compartiendo una experiencia que por un rato le permite apropiarse de un pedacito de la ciudad en la que vive y contribuir activamente en el proceso y el resultado final. Son proyectos que traen magia a los lugares de todos los días y toman distintos formatos: intervenciones urbanas, muestras, productos, ambientes, eventos, apps, videos, y que estimulan lúdicamente encuentros y conversaciones, despertando el sentido de comunidad. “Trabajamos desde las características propias del lugar y sus habitantes y a partir de ahí, con las nuevas tecnologías, creamos piezas interactivas para que las personas se conecten con el ambiente y entre ellas”, nos cuenta en la entrevista Melissa Mongiat, fundadora junto a Mouna Andraos de este estudio canadiense que viraliza felicidad.

Lee la nota completa de Marta González Muguruza AQUI

 

Captura de pantalla 2016-05-22 a la(s) 19.38.46

#opinión: Sexo débil las pelotas. Por Lalo Zanoni

(Publicada en Reporte Publicidad #114)

Nací y me crié junto a cinco hermanas mujeres. Junto a mi papá, éramos los únicos varones de la casa. Cuatro hermanas son mayores y la última, Constanza, la menor de los seis. Por lo tanto en mi casa mandaban ellas. Lo que se veía en el único televisor, lo que se charlaba en la mesa, la música que se escuchaba, quién usaba el teléfono, etc. Por supuesto, también mandaban sobre la comida. La heladera estaba plagada de productos light (en los ochenta se llamaban “dietéticos”). Queso crema, dulce de leche, manteca, pan negro, leche descremada. Todo lo que podía ser light, era light. Por supuesto, también cuando se compraba la Coca-Cola. Recuerdo cuando a mediados de los ’80 se lanzó la “Diet” (años después cambió el nombre a la actual Light). En casa se adoptó para siempre. Nunca más tomé la común del logo rojo. Aún hoy, treinta años después, siempre tomo (pido y compro) light, jamás la coca común. Esta me resulta intomable, me parece un jarabe concentrado y empalagoso. Pero aunque me esfuerce por justificar mi preferencia por una cuestión del paladar, en el fondo más íntimo sé que tomo Coca Light por la costumbre que arrastro de chico gracias a –y por culpa de– mis hermanas.

Hoy, con casi cuarenta primaveras, cuando compro una Coca-Cola siguen decidiendo ellas, mis cinco hermanas.

Todo dicho: lo que se consume en una casa, con más o menos énfasis, directa o indirectamente, lo decide la mujer.

 

***

 

No lo digo yo. En una encuesta publicada en Forbes (2013) sobre el consumo y las mujeres, se llegó a la conclusión que ellas deciden el 85% de las compras e incluso compran el 50% de los productos para los hombres: autos, limpieza para el hogar, electrónica, etc. Sin embargo, el 91% de ellas dijo que los anunciantes no las entienden. Y aunque compran más de la mitad de los autos cero kilómetro en los Estados Unidos, el 74% dijo no sentirse representadas por la industria automotriz.

La industria publicitaria en la Argentina (y en el mundo) es machista. La creatividad de las campañas, la elaboración de los mensajes, la dirección de un comercial y las estrategias para pautar en medios es manejada, casi en su totalidad, por hombres. Incluso son ellos los que planifican la comunicación de los productos femeninos como ropa, artículos de belleza o de higiene personal como desodorantes y toallas femeninas. Claro que hay mujeres en los equipos. Pero en los puestos de decisión estratégicos como los DGC o directores de cuentas (e incluso dueños de agencias), siempre mandan los hombres. En las áreas creativas, la diferencia es casi 10 a 1 en favor de los hombres. Los motivos de este machismo se intenta explicarlos, casi siempre, con relación a la excusa de los horarios de trabajo. “Las mujeres que quieren formar una familia (o que ya la tienen) no pueden dedicarse a tiempo completo a la agencia, que incluye largas jornadas de noches enteras y fines de semana”, dicen hombres (y mujeres). Pero, dejando de lado que la responsabilidad sobre la crianza de los hijos recae siempre sobre las mujeres (y no sobre el padre), si fuese ese el verdadero motivo, se solucionaría de una manera muy simple: respetando y haciendo cumplir los horarios de trabajo. La realidad es que no hay en la industria un interés verdadero por equilibrar los géneros.

Las mujeres están tan relegadas en la industria local de un país donde una mujer llegó a ser presidente de la Nación que cuando alguna sobresale y llega a los altos mandos, los medios especializados lo destacan como noticia. Pero no como una crítica al sistema, sino peor: resaltando sus grandes logros, atributos y cualidades para llegar a esos puestos “en un ambiente machista”. Como si fuese justo y loable que ellas hayan tenido que rendir doble o triple examen para llegar a los mismos lugares que los hombres.

 

 

***

 

Sin embargo creo (estoy convencido, pero también quiero creer) que en la sociedad, aunque muy de a poco, algo empezó a cambiar. El último Día de la Mujer (8 de marzo), en las redes sociales se alzaron muchas voces de furia en contra de avisos insultantes de bancos, shoppings y tarjetas de crédito que invitaban a sus clientas a “festejar” el día… comprando zapatos y carteras en doce cuotas. Cientos de mujeres se quejaron y alzaron sus voces. Seguramente otras varias miles aprovecharon los descuentos. Pero lo más importante tal vez no sean las protestas de ellas, sino la concientización de nosotros, los hombres. El cambio debe venir también de nuestra parte, porque muchas veces, sin hacernos cargo, vemos estos temas de reojo, como ajenos. Como si fuese un problema de ellas solas. “Pobres minas”, pensamos, decimos o tuiteamos. ¿Y? ¿Qué facciamo?

Y aunque se les hable a mujeres adultas, profesionales independientes, madres e inteligentes, la tipografía de la mayoría de los avisos publicitarios sigue siendo rosa y un poco aniñada. “Que dé femenino”, se escuchará en alguna reunión de creativos.

 

***

 

Desde hace una década la periodista Luciana Peker escribe sobre publicidad y género en la sección “La venta en los ojos” del suplemento Las/12, de Página/12. “En la tanda los dardos a las mujeres aparecían de forma mucho más aguda y desapercibida que en los programas centrales”, me explica en los pasillos de Radio Nacional, donde trabaja. En este tiempo se agudizó la mirada crítica de muchas mujeres y, especialmente, de muchas jóvenes. También existieron durante estos años organismos estatales como la Defensoría del Público y el Observatorio contra la Discriminación en Radio y Televisión (integrado por la ex Afsca, el Consejo Nacional de las Mujeres y el Inadi), que sin multar ni sancionar interpelaron a empresas y agencias de publicidad a modificar estereotipos de género en las publicidades. Hubo logros y publicidades explícitamente machistas que ya no se aceptarían, como una de Axe en donde las mujeres eran expulsadas por el aire y se chocaban contra antenas de televisión en el cielo, o la de cerveza Schneider que hacía apología del acoso callejero riéndose de que se tocara a una chica en el bondi. Los cambios, sin embargo, no fueron sustanciales. No sólo en lo que no se dejó de hacer y se sigue manteniendo (las mujeres fregando pisos como si el clímax vital se les fuera en el brillo imposible de las baldosas) sino también en lo que no se experimentó de forma masiva: nuevas mujeres más gozosas, nuevos varones más gozosos y menos presiones para las mochilas que para todo el mundo significan los mandatos de género. Sí existieron buenas experiencias como las mujeres de cuerpos reales de Dove, Mamá Luchetti ironizando sobre la presión de las madres que trabajan, de traspasar la puerta y tener la comida lista. El jabón en polvo Ala pregonando que las niñas se ensucien y jueguen a la pelota porque ensuciarse hace bien. Pero no se sostuvieron en el tiempo, sino que quedaron como azulejos sueltos, muestras de que otra publicidad es posible. También hay marcas que se venden en el país como Sedal, Pantene o Gilette que tienen buenas experiencias internacionales en donde se defiende a madres solteras, se les dice a las niñas que pueden ser deportistas y pintarse las uñas (y que no tienen que elegir entre una cosa y otra sino que pueden con todo) o que una mujer no tiene que pedir perdón por proponer una idea o tan sólo ocupar un asiento en una reunión de trabajo. Sin embargo, las publicidades más power se pasan en la web y no en campañas que equiparen a las colas flúo para vender alcohol o a las cremas que alisan la piel y planchan la sensación de ser querida en un espejo que aumenta la falta de amor propio. Todavía la venta de productos no se enteró de que si las mujeres trabajan, mandan y deciden se las puede tentar con una imagen más real y enérgica de la vida que eligen.

 

 

***

 

Fundada por Alessandra Lariu (@alelariu) y Laura Jordan Bambach (@laurajaybee), la agrupación mundial She Says (Weareshesays.com) se propone englobar a todas las mujeres que trabajan en la industria publicitaria para ayudarlas a crecer. Organizan eventos para compartir ideas y consejos, ofrecen oportunidades de trabajo, información, cursos, etc. “¿Por qué lo hacemos? Porque queremos ver más mujeres al frente de las agencias”, explican en su web. Ya tienen presencia en 22 países.

 

 

***

 

La reciente Bra se presenta como una agencia colaborativa para marcas que dialogan con mujeres reales. Fundada por Paula Mandraccio (ex McCann), de 36 años, madre de tres hijas (sí, ¡mujeres!) y planner free lance. “Como el core está puesto en el público, abarcamos varias etapas de la línea de tiempo de una idea, pero fundamentalmente intentamos entender en profundidad a las mujeres yendo a sus casas, a sus barrios, acompañándolas al retail para aportar un punto de vista a las marcas que desean un bonding relevante. En definitiva, te resumo así: definir las preguntas en la vida de las consumidoras, y que las marcas sean las respuestas”, me cuenta. Su primer trabajo fue hacer una investigación etnográfica para una importante marca de belleza de Brasil. ¿Su objetivo? Generar una red de mujeres que aporten y compartan entre todas sus conocimientos y talentos.

 

***

 

En una dirección opuesta a la de las agencias parecen ir las nuevas generaciones. Para la campaña “Rewrite the rules” de Always (ver video en YouTube) juntaron a varios adultos y chicos para que imitaran a una mujer corriendo, peleando, lanzando una pelota, etc. Todos actuaron de forma cómica, amanerada, tonta, tosca, etc. Pero después le preguntaron lo mismo a nenas de 10 años y corrían normal, tiraban la pelota con fuerza y peleaban tirando piñas y patadas con furia. Una nena responde que el término “como una nena” en realidad buscaba ser una especie de insulto.

A otra nena le preguntan:

—¿Qué significa correr como una mujer?

—Correr tan rápido como puedas.

 

Comunicación & Política: La academia, imprescindible pero insuficiente. Por Carlos Acosta

#La academia en estos tiempos es imprescindible pero insuficiente.

La semana pasada nos referíamos a la importancia de los gestos en la comunicación política. Hoy aparece en del diario La Nación un comentario sobre el viaje de la vicepresidente de la Nación a New York. Viajó en clase turista, a posteriori del accidentado vuelo del “Chino” Zannini. Tratándose de Gabriela Michetti, por razones demás conocidas, vale doble. Pero los gestos útiles dependen del contexto.
Hablemos del contexto. A menos de 4 meses de gobierno, hubo una movilización impresionante (peronista, no kirchnerista), Barrionuevo se corta solo, y Macri lo invita a un locro con la primera dama en la UTHGBA. Barrionuevo lo deja plantado, no va. El presidente queda solo en un incómodo lugar, se enoja y en el discurso transmite su malhumor a los comensales gastronómicos en particular y a los trabajadores en general y habla de que no se puede ser feliz por ley. Después de haber prometido la revolución de la alegría sufrimos aumentos seriales que pegan durísimo a una parte importante de la gente. Transporte, energía, alimentos, combustible, etc, etc, etc. mientras esperamos las inversiones extranjeras. Esta mañana en Lomas de Zamora se refería casi con desesperación sobre la herencia recibida. ¿No se hubieran ahorrado disgustos si se la hubiera reconocido como corresponde en el momento de haber asumido? ¿Será ya un poco tarde hacerlo ahora?
No se comunica, y si se comunica se comunica mal. Las explicaciones de Marcos Peña son incomprensibles y hasta filo-kirchneristas. Nadie puede dudar de si no perdía el FVP (Cristina) hoy estaríamos muy cerca de ser Venezuela.
Pero no nos equivoquemos, no se puede llegar a Mar del Plata en dos horas de auto pero nunca llegaremos si en vez de tomar la ruta 2 tomamos la 9. Siento que el destino que esperábamos quienes lo votamos está cada vez más lejos. Mucho Harvard y poca calle. Aranguren, Cabrera, Quintana, entre otros, en vez de prepararse por si les tocaba gobernar, estaban preocupados por defender algo que nos les faltó ni les faltará nunca que es patrimonio y se dedicaron a comprar dólar futuro. Aunque la operación fue legal, no es legítimo ni ético para alguien que quiere incursionar en política.
Imagino el gesto del Papa Francisco cada vez más adusto, enojado, y con razón. La academia es imprescindible en estos tiempos modernos, pero para hacer política y gobernar es absolutamente insuficiente

Young Lions Argentina!

El Círculo de Creativos Argentinos junto a FilmSuez como representante oficial de Cannes Lions en la Argentina, organiza la 12ª edición del concurso YOUNG LIONS ARGENTINA PRINT & FILM 2016.

Los ganadores viajarán, con todos los gastos pagos, a la 63ª edición de Festival Internacional de Creatividad Cannes Lions que tendrá lugar del 18 al 25 de junio próximo, para representar al país en la competencia internacional Young Lions.

Las inscripciones están abiertas hasta el jueves 19 de mayo y se realizarán a través del website del CCA www.creativosargentinos.org. Podrán participar todos aquellos creativos y profesionales nacidos después del 25 de junio de 1985 que se encuentren trabajando en agencias de publicidad.

 

YL16

Tecnología & Política. Una conversación con Alejandro Katz

Toda reflexión sobre la tecnología es muy compleja, ya que nunca es una reflexión nueva sino que es parte de una conversacion que ya está en marcha desde hace mucho tiempo, a veces siglos. Es la conversación que trata de la tecnologia como extensión de los sentidos, como instrumentalización de lo humano, como dominio sobre lo natural, como expresión de una razón que se pretende superior a otras. La tecnología ha sido fuente de reflexión en la misma medida en la que ha sido refugio de poder y de capacidades. Por ello, es muy difícil iniciar una conversación sobre la tecnología: uno siempre está participando de conversaciones muy antiguas, y en esas conversaciones antiguas hay muchas cosas que son pertinentes en el presente. Parte del problema es que quienes actuan con la tecnología, sea desarrollándola o incorporándola a sus vidas cotidianas, ignoran esas conversaciones y creen que el mundo nace con ellos” afirma el filósofo, ensayista, editor, Alejandro Katz con quien compartimos una profunda conversación sobre tecnología, política, comunidad y por supuesto ideología detrás de las propuestas de Google, Uber o Airbnb. Lee la nota completa AQUI